OSD Round 3, Olaberria: Bailando bajo la lluvia.

junio 10, 2017 2:39 pm

OSD Round 3: bailando bajo la lluvia.

Este último round de las OSD ha sido tan loco como pasado por agua, y es que los pilotos tuvieron que bregar, además de con un trazado complicado y estrecho, con unos cuantos litros por metro cuadrado. El humo se cambiaba por el spray de agua, la velocidad de los coches se igualaba y la potencia de repente dejaba de ser tan relevante. Fue un round que emparejó las cosas muchísimo entre los pilotos de Pro con caballos y sin caballos, donde se vieron mucho las manos y donde algunos pilotos simplemente no encontraban la tracción. Cuando pienso en las sensaciones vividas me viene a la mente una sonrisa en particular: la de Rebeca Aramburu, que este fin de semana ha hecho historia en la OSD proclamándose la primera mujer en ganar un round en su categoría. Pero pasaron muchísimas cosas increíbles. Y si queréis sentirlas, no tenéis más que seguir leyendo.

Después de la coloridísima parrilla que tuvimos en el KOE al llegar al país vasco sin pilotos internacionales parecía como si faltase algo. Pero el nivel de las OSD no tiene nada que envidiar al europeo como bien demostramos en Valencia, y las batallas fueron interesantísimas e impredecibles.

Echamos de menos algo de proximidad que sí se vio otros años, pero la lluvia puso las cosas muy difíciles a todos. El trazado era técnico con una entrada muy rápida y agresiva en la que brillaron pilotos como Rubén Bolaños o Joan Caballer, se hacía con un latigazo hacia la izquierda en una curva muy abierta para transicionar en una recta hacia una amplia curva de doble vértice con zona de clipping exterior.

Me encantan las zonas de clipping, me parece que condicionan positivamente la línea de los pilotos y hacen que se aprenda a navegar por el circuito mucho mejor. Esta zona además estaba muy cerca del público, que a pesar de que la lluvia apenas nos dio un respiro fue bastante numeroso, e hizo gritar a los aficionados que se maravillaron viendo cómo los coches pasaban la rueda por el piano exterior. Porque lo vieron muy bien y nítido, la ventaja de no tener una cortina de humo es que ves perfectamente la línea…

La zona media del circuito se componía de dos horquillas consecutivas, la primera más cerrada a la derecha y la segunda más abierta a la izquierda, con un clip exterior en la recta que las unía. Con toda el agua que había los pilotos se quedaban muy parados si no lograban mantener las inercias correctamente, y eso dio lugar a algún que otro toque en esta zona.

Una pequeña recta conectaba esa horquilla con unas curvas rápidas izquierda-derecha-izquierda con clipping interior en la segunda de ellas, en las que se entraba con la inercia de la recta. En la categoría AM y Semi Pro se les hizo hacer un manji en esa recta para evitar que en las batallas hubiera toques en las transiciones. Al final de esta sucesión de curvas estaba la zona de final de drift.

Para mí la curva más espectacular era la penúltima, sobre todo en pro que venían con más inercia. Y es que cuando vi a Rubén Bolaños lanzar su coche como una bola de demolición, con las ruedas en full lock, y acelerar a fondo pasando las ruedas delanteras por el piano, besando el clipping, sentí de nuevo esa sensación de hormiguillo en el estómago que da cuando has visto una pasada increíble a pocos metros de tus pies, y que sólo se da cuando se vive el drift desde dentro y con pasión.

Por eso doy las gracias como siempre a la organización, que de nuevo me ha facilitado muchísimo el trabajo poniéndome a pie de pista o en la torre de jueces, aunque en esta ocasión no me ha gustado demasiado su posicionamiento, ya que a mi juicio se perdían ciertos detalles de ángulo y línea en la zona más alejada. Aun así, pasar tiempo en la torre y aprender de la manera de juzgar de Nino o Xavi enriquecen estas crónicas como jamás lo habían hecho, y la oportunidad de vivirlo desde ese punto de vista me hace sentirme muy afortunado.

También tengo que agradecer a Emilio Marín y a Jose “Pumu” de Photopum, porque son sus fotos las que ilustran las crónicas y de no ser por su material esto no serían más que un puñado de palabras…

En la categoría de AM y Semi Pro hubo superioridad de los BMW sobre los Nissan y Totoya, que se negaban a traccionar en mojado, con la excepción de Mikel Malvadi. El piloto del Supra número 45 está sorprendiendo a todos, sabe llevar las inercias de un coche tan pesado y se está imponiendo en clasificación y no suele defraudar en las batallas frente a los BMW y Nissan, más ligeros y ágiles. ¿Y lo mejor de todo? Viene con el coche andando, pues está matriculado y con todo el interior montado, es un verdadero daily drifter, es la esencia del drift en sus inicios, y nos encanta. Iván Bolaños hizo gala de su agresividad y clasificaba segundo, mientras que Ebert Piriz era tercero con una línea fabulosa.

En la categoría PRO volvió a lo más alto de la clasificación uno de los mejores clasificadores de la historia de la OSD: Joan Caballer. El de Lleida se dio dos pasadas de clasificación impresionantes, obteniendo 97 y 98 puntos. Estando arriba de la torre y viendo los vídeos después de la pasada era increíble: línea, velocidad y ángulo se juntaban con una espectacularidad y una agresividad que me puso los pelos de punta.

También me puso los pelos de punta Jonathan Hernández, con su BMW E46 LS que tiene uno de los sonidos más contundentes de la parrilla y con una suavidad en las transiciones muy europea, la verdad es que fue una pasada que me encantó.  Aunque hablando de sonido, es posible que mi vuelta de clasificación favorita fuese la de Rubén Bolaños con su E46 2JZ sonando a corazones de ángel que explotan en el infierno, expulsando por el escape llamaradas y petardazos. Me hubiera gustado verle más arriba, y reconozco que no llegó a la precisión de Caballer pero en una clasificación tan igualada sólo pudo ser quinto, por detrás de Gallo, de Infantes y de los antes mencionados Jonathan Hernández y Joan Caballer.

El sábado tuvimos además una reunión muy interesante sobre el devenir del campeonato y del drift en general. Las buenas noticias que escuchamos me hacen volver a ilusionarme con una OSD grande, un campeonato a nivel del BDC o del IDC. Pero el camino es largo y nos quedan a todos muchos neumáticos por quemar.

Llegaba el domingo y según salimos del hotel comenzaba a llover, y sólo esperaba que el colega fotógrafo Rubén Montori hubiese traído hoy su paraguas de pesca para hincarlo de nuevo en el medio del circuito. Fue la salvación de todos los fotógrafos que estuvimos allí, porque apenas dejó de llover en todo el día.

En AM y Semi Pro de nuevo iban pasando los BMWs frente a los Nissan, siendo Xavier Pardos y Diego Diestro los que mejor resultado obtuvieron. La falta de tracción de los S-Chassis dejó la puerta del podio abierta a los BMWs, que llenaron 7 de las 9 posiciones de pódium entre las tres categorías.

Fueron batallas muy interesantes la que enfrentó a Aitor Galán contra Jordi Torres, que podría haber sido una final de AM anticipada, o la que enfrentó a Alex Pérez contra Ehki González. La temperatura de la batalla rayaba lo incandescente, con una proximidad digna de Fórmula Drift. Pero un toque de Alex Pérez en la aleta trasera hacía a Ehki que trompeara su M3, dejando fuera al piloto de Desguaces Ribera.

Mención aparte merece Rebeca Aramburu, “Rebetxiki”. Esta pequeña mujer vasca está convirtiéndose en una verdadera sensación. Tras el round de Navarra del año pasado, donde demostró que le sobran manos, pero todavía debe quemar más gomas y aprender a contener la presión, ha tenido desde entonces una participación en la parte media y baja de la tabla. Pero Rebe es una estrella que estaba esperando su momento para brillar más que nadie, y este fin de semana lo ha demostrado. Ha cometido los errores cuando hay que cometerlos: en entrenamientos. Ha dado todas las vueltas de batalla con una línea impecable y una velocidad más que correcta para un 325 en lluvia, y se los ha merendado a todos. Su victoria en la categoría AM es un ejemplo no sólo para todas las mujeres que se inician en el drift, sino para toda la gente que lucha por conseguir sus metas. De todas las chicas que han pisado la parrilla de las OSD, Rebeca es la que más ha plantado cara, y desde aquí le pido que no deje de entrenar y de perseguir sus sueños, porque así llegará muy muy lejos.

Su pareja, Alex Pérez, ocupaba el segundo puesto de la categoría AM mientras que el catalán Jordi Torres fue tercero. La categoría AM se presenta con una tremenda igualdad por bandera, todos los coches son muy parecidos y son las manos las que realmente marcan la diferencia. Y creedme, en AM hay muchas, pero muchas manos…

En la categoría Semi Pro, después de un tiempo sin pisar el podio, ha ganado por fin Ehki González, con su M3 de Kutxillas Motorsport. El vasco llevaba mucho tiempo queriendo volver al podio y en Miranda no pudo ser por culpa de una marcha que entró mal, esta vez su talento como piloto no ha tenido obstáculo que se le resista y tras vencer a Mikel Rebelo se proclamaba vencedor.

Fue una batalla interesante en la cual la presión de Ehki, cortesía de la escuela de Miranda y propiciada también por la mayor potencia de su motor frente al de Rebelo, le dio la victoria. Mikel Malvadi con su Supra quedaba tercero, tras vencer en la final de consolación a Rebetxiki.

En las categorías AM y Semi Pro parece como si hubiera una batalla entre Cataluña y País Vasco en la cual los mediterráneos brillan por su línea y su templanza y los vascos entrenan mucho más la proximidad y la agresividad. Todavía no se ha visto un piloto dominador de línea, velocidad, proximidad y estilo, que el año pasado fue claramente Nico Boelter, por lo que las clasificaciones generales de AM y Semi Pro están muy emocionantes.

En la categoría PRO el mensaje ha sido claro: En lluvia la potencia no sirve de nada. Ver el Toyota Supra de Joaquín Soto girar las ruedas traseras desesperadamente sin encontrar ni un ápice de tracción, mientras que el BMW de Gaizka Zabala avanzaba por el circuito como si de verdad navegara, es algo que no pensé que mis ojos verían nunca. Parecía realmente que la pista era de hielo para Soto y de asfalto para Gaizka.

La progresión de Zabala fue meteórica: comenzaba eliminando a Soto, después apeaba a David Infantes (recordemos que hasta ahora se encontraba en la primera posición del campeonato), y sólo pudo ser doblegado por Alberto Canedo “Btoks”, pasando el mexicano a la final y dejando a Zabala enfrentarse al argentino Rodrigo Gallo.

Gallo es un piloto estable, de los que posiblemente no ganen pero siempre están arriba, y ver la manera en la que Gaizka manejó la batalla a su antojo frente a un coche que le dobla en potencia hizo gritar a los aficionados, animando al piloto vasco. Las respuestas de los fans hacia los locales fueron abrumadoras y se pudo sentir el calor que no estaba dando el sol. Me gusta mucho la manera en la que los aficionados vascos arropan a sus pilotos, realmente eclipsaron a un Rodrigo Gallo que ha tenido un fin de semana con un rendimiento muy bueno, alta velocidad y mucha precisión en los clippings. No me cabe la menor duda de que el argentino va a seguir en la parte alta de la tabla durante lo que queda de temporada, mientras que Gaizka tiene unas manos tremendas pero necesita más potencia para poder pelear en igualdad de condiciones con el resto de los pilotos en un round en seco.

El segundo coche menos potente de toda la categoría PRO es el del mexicano Alberto Canedo, “Btoks”. Con su E30 con motor M3 286 Btoks eliminó a Rubén Martín y a Óscar Ruiz, puntas de lanza de la escudería Drifting Barcelona con bastante más potencia que él y también con muchas manos. Pero de nuevo el coche menos potente se llevaba las batallas, traccionando mejor hasta colocarse en la parrilla de salida de la final.

Por la otra parte de la tabla, Joan Caballer, con el coche más potente de PRO, tuvo que llevar la controladora de turbo al mínimo para que su montura fuese manejable. Su sonrisa aumentaba a medida que iba pasando de ronda eliminando a Cristian Espinos, “Atila”, primero, y a Jesús Sánchez después.

Jesús, que ha tenido problemas de motor este fin de semana no ha podido continuar la racha de victorias tras ganar en Cheste, y aunque ya ha conocido el podio en Olaberría fue Joan Caballer el que, con mano maestra en su pilotaje, le dejaba fuera de las opciones. Rodrigo Gallo sería el siguiente en pasar por la quilla de Caballer relegándolo a la final de consolación.

Btoks y Caballer se enfrentarían entonces en una batalla de David contra Goliath que podría haber tenido otro final de no ser porque el motor del mexicano falló en la salida y se apagó, mientras Chuty bajaba la bandera y Btoks se quedaba tirado.

Después de dos intentonas más, el motor del mexicano volvió a arrancar para completar la vuelta, y sólo un error de Caballer le había dado un 8-2 que no pudo remontar a la siguiente vuelta. Una final que nos deja un sabor extraño, pues nos quedamos con las ganas de saber qué habría pasado si el coche de Btoks no se hubiera parado.

Las celebraciones fueron emotivas y los tres pódiums quedaban así:

AM:

1º Rebeca Aramburu

2º Alejandro Pérez

3º Jordi Torres

Semi Pro:

1º Ehki González

2º Mikel Rebelo

3º Mikel Malvadi

PRO:

1º Joan Caballer

2º Alberto Canedo

3º Gaizka Zabala

Podiums diferentes en los que, aunque la lluvia haya tenido que ver, siempre es interesante ver caras nuevas en lo más alto de los cajones. Pero lo más importante es que hemos compartido con todos muchos momentos, las fotos con el chroma, las charlas en los boxes y muchas risas con pilotos y fotógrafos que hacen del drift una verdadera droga. Por eso no podemos esperar hasta que sea Septiembre y tengamos el próximo round, esta vez en el circuito de Los Arcos en Navarra.

Y allí nos volveremos a ver todos. Hasta entonces, sed muy felices y quemad mucha goma.

Alberto González, para Open Slalom Drift. Fotografía de Emilio Marín (Gas Culture) y Jose Luis “Pumu” (Photopum – Speed Pig)

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *