OSD Round 4, Navarra: El cambio a mejor.

septiembre 13, 2017 9:00 pm

Nos ha costado bastante recuperarnos, pero el pasado fin de semana hemos vivido otro fantástico round de las OSD en el que ha habido numerosas sorpresas y emociones fuertes, imágenes increíbles y muy buenas sensaciones. Hemos visto otro cambio de líder en la apretadísima clasificación y disfrutado de unas preciosas imágenes de proximidad, espectáculo y humo como las que las OSD nos tienen ya acostumbrados a ver.

También estamos acostumbrados a ver a la familia del drift como la solemos llamar, tan cercana y amigable como siempre, y es que tras encontrarnos el Viernes al llegar con el equipo FG Performance, disfrutamos de una cena con ellos llena de historias, recuerdos y risas que hacen geniales los fines de semana de competición. No me puedo olvidar tampoco del equipo y familia de Jesús Sánchez, con quien también me gusta mucho convivir (antes solía comer y cenar en su carpa), y en general cualquier piloto que charla con nosotros como si nos conociese de toda la vida. Y es una verdadera genialidad del drift, pues no me imagino, la verdad, a Nico Abad cenando con la familia de Jorge Lorenzo…

El Circuito de Navarra es una pista amplia, con una calidad increíble y unas instalaciones de lujo que nos hacen la vida mucho más cómoda y sencilla. El trazado, mucho más dinámico y divertido que el año pasado propició un drift rápido y fluido, con transiciones suaves al estilo de los pilotos entrenados en Europa, y siendo la pista utilizada por monoplazas y GTs, la pista tenía un buen agarre y mucha suavidad. Fue un round muy bonito, del que todo el mundo salió contento y en el que disfrutamos de emocionantes batallas en ambas categorías. Si queréis acompañarnos de nuevo al circuito y revivir las emociones que flotaban en el ambiente de Los Arcos, subiros con Nino y conmigo a la torre y acompañar a los fotógrafos a pie de pista, estáis en el lugar adecuado. Abrocharos el arnés, que arrancamos.

El drift es un deporte en el cual la gente de dentro somos todos muy cercanos, nos ayudamos en lo que podemos y reina un ambiente de colegueo entre pilotos y prensa y nos llevamos bien con la organización. Por eso no puedo dejar de agradecer a GrupSpeed la agilidad y eficiencia con la que nos gestionaron el viaje, nos buscaron un buen sitio donde descansar y nos alimentaron con buena comida para nuestros paladares mientras que de los sentidos del olfato, oído y sobre todo la vista se ocuparon los pilotos con sus impresionantes máquinas que a estas alturas de campeonato os deberían resultar familiares.

Motores de 6, 8 y 10 cilindros, turbos enormes, escapes que echan fuego, el aullido de las cajas de cambio secuenciales mientras silban los turbos y los neumáticos se desintegran en volutas de humo blanco que llenan los pulmones de la gente que tenemos el honor de compartir la pista con este colorido circo del motor. Ha sido un mes duro sin drift, pero en el momento en el que empieza a oler a goma quemada y resuenan en los tímpanos las explosiones de los antilag sabes que la espera ha merecido la pena.

Un trazado diferente al del año pasado nos recibía con los brazos abiertos: cambiaba la línea del drift, que en AM y Semi Pro propiciaba la proximidad en las batallas y que en Pro acababa con una parte muy técnica y veloz estirando la marcha en la bajada y provocando una enorme estela de humo blanco como si los coches fueran locomotoras de vapor. Se iniciaba en una recta con una zona de aceleración en ligera pendiente, para hacer una entrada agresiva y tocar un clip exterior en la curva más cerrada de toda la zona puntuable, un gancho de izquierdas con una escapatoria de asfalto muy marcada que pedía ser trazada por el interior, pero en beneficio de la espectacularidad y la dificultad se obligó en el briefing a trazarse por la parte de fuera.

El circuito seguía en subida por una parabólica de derechas larga que en la categoría AM debía trazarse por el interior y en la categoría Pro acabó siendo, tras diferentes pruebas, de trazado libre. Aquí comenzaban las diferencias entre la línea de la catgoría AM/Semi Pro y la categoría Pro, pues dicha parabólica se abría hacia una recta que en la categoría reina debía trazarse por el exterior de la pista, por fuera de un piano de hierba artificial que fue clave en las puntuaciones finales de clasificación, para desembocar en un gancho de 90 grados hacia la derecha con clip exterior.

La categoría AM/Semi Pro, en cambio, hacía un manji de izquierdas, esto es, mantener el derrape durante una recta transicionando hacia el lado contrario, para volver a enganchar con el trazado de Pro y girar en ese gancho de derechas hacia los conos de final de drift.

Ambos trazados daban lugar a líneas muy fluidas y bonitas con transiciones suaves y curvas abiertas en las que, aunque los caballos daban clara ventaja en la subida, para mantener la velocidad y llegar hasta el final de drift sin perderlo la inercia era clave, sobre todo en la categoría Pro.

Es muy difícil tirar de freno de mano cuando vas a casi 150 por hora y empalmar la siguiente curva sin que el coche haga ningún extraño ni movimiento brusco, pero esto era exactamente lo que se buscaba, tal y como nos decía Joan Caballer, esta era la parte más difícil y técnica del trazado.

En las clasificaciones, dos claros dominadores en cada categoría, que eran además del mismo equipo. Josep María Filló, el último piloto en encuadrarse en la formación ilerdense FG Performance, con un Nissan S13 estrenando un motor que se había llevado al límite del reglamento de la categoría Semi Pro, dio un espectáculo de humo que hacía mucho tiempo que no se veía en esa categoría. Un solo de trombón resonaba en las entrañas de su CA18 con más de 300 caballos y tras bajarse de su coche con una sonrisa obteniendo su primera “pole” en clasificación la pista era suya. Completaban el top 3 un Xavi Pardos que durante todo el fin de semana rodó muy fino con su S13, y Alex Pérez, el agresivo piloto vasco que esta temporada está dando mucho que hablar. “Yo ya he ganado”, nos decía Filló. Pero para ganar de verdad hay que superar las batallas del domingo, y su suerte estaba por cambiar estrepitosamente…

Mala suerte también fue la de Joan Caballer. Su rendimiento en entrenamientos auguraba una pole segura, tuvo un excelente rendimiento en todos los campos. Era imbatible en línea, espectacularidad y ángulo, y sólo Rodrigo Gallo podía hacerle frente en velocidad. La punta de lanza de FG Performance no defraudó y se marcó dos pasadas de clasificación tremendamente espectaculares… con dos ceros. El primer cero vino por tirar el cono de final de drift. Casi no lo vemos por la enorme pantalla de humo que proyectaba su S13 RB30, pero tras volatilizarse la nube el cono había desaparecido de su emplazamiento. “Es cosa de magia”, comentábamos con el propio Caballer. “Yo no he sentido el cono en el coche, tampoco tengo marca en el paragolpes, pero no puede ser que haya salido propulsado tantos metros por culpa de la turbulencia de aire del coche”, se lamentaba. “A ver si va a ser culpa del nuevo alerón…” Y es que a pesar de sus errores no se iba de su cara en ningún momento la sonrisa.

La segunda pasada fue algo peor, no dejó de ser agresiva pero se notó con algo menos de decisión. Eso fue el detonante que le hizo fallar la línea en la última parte, pasando las cuatro ruedas por el césped artificial y proporcionándole otro cero. Teniendo el privilegio de ver esta clasificación desde la torre disfruté muchísimo de la forma de juzgar y aprendí todo lo que pude. En este circuito la posición de los jueces me pareció muy acertada, ya que incluso ese detalle, que sucede en apenas una décima de segundo y es tapado inmediatamente por la cortina de humo, se apreciaba a la perfección.

El primer puesto en la clasificación de Pro fue entonces a parar a manos de Jonathan Hernández, que tuvo un round increíblemente consistente y sólo su cara de felicidad era la única muestra de vida que quedaba tras el bramido atronador de su V8, ese E46 es una verdadera máquina de destruir neumáticos y arrasa con todo a su paso. Otros pilotos que destacaron sobre el resto en la clasificación fueron Rubén Bolaños, que tras un fallo en la primera pasada hizo una muy buena segunda vuelta sin apenas correcciones, Jesús Sánchez, que estrenaba motor pero no acababa de encontrar la tracción (miedo dará cuando la encuentre), y cuarto fue Óscar Ruiz. El de Olesa se marcó una tremenda segunda pasada llena de espectacularidad y humo, sólo pequeños errores de línea le alejaron del Top 3.

El mexicano Alberto Canedo era quinto, y había que irse al sexto puesto para encontrar a un Rodrigo Gallo que aunque se notaba muy rápido no acababa de tomar el circuito de la mano y cometía errores de línea y correcciones. Goyo Díaz, por fin sin problemas en su BMW, rodó muy bien durante todo el fin de semana y se coloca en la parte superior de los pilotos de media tabla con un coche hecho prácticamente de cero por él mismo, lo cual es un verdadero logro.

Tras otra noche de cargar nuestras pilas y las de las cámaras nos dirigimos de nuevo al vial para ver el warm up del domingo. Hacía más frío y humedad en el aire y el asfalto no estaba tan caliente como la tarde anterior. Quizá pudiera ser esa la razón por la cual las tornas cambiaron. Ahora era Caballer el que no terminaba de hacerse con la pista y Rodrigo Gallo el que la estaba haciendo suya, dormir le había venido muy bien al argentino que nos dejó con la boca abierta a todos. Se empezaba a hablar de que podía ser él el encargado de dar esta vez el puñetazo en la mesa y llevarse la victoria.

Entonces llegaron las batallas. Fieras peleas 1 contra 1 en las que se vio un alto nivel de drift en ambas categorías. Si bien los Top 32 y Top 16 estuvieron algo faltos de chicha (salvo batallas puntuales que fueron increíbles), del Top 8 hasta el final tuvimos increíbles enfrentamientos en ambas categorías.

Se premiaría la línea sobre todas las cosas, se pidió presión y se hizo hincapié en no pisar el césped artificial, y todos los pilotos trataron con el mayor respeto el que ha sido hasta ahora el circuito más importante de la temporada, un asfalto en el que da gusto correr y con unas instalaciones a nuestra disposición y una amabilidad y disponibilidad de todo el personal de prensa, comisarios y cafetería que hicieron el fin de semana algo más fácil para todos, lo cual siempre se agradece.

En la categoría AM y Semi Pro fueron cayendo Rebeca Aramburu al hacer un trompo contra Arkaitz Duque en el Top 32, Josep María Fillo por un fallo del sensor MAF de su Nissan, Xavier Caballer que se hizo un recto en su vuelta como perseguidor, Mikel Malvadi que desde luego no fue su circuito, Yaiza Hermosilla contra su pareja Aitor Galán o Aritz Fernández que sufrió un espectacular chase por parte de Álex Pérez. También será recordada por siempre la batalla de entrenamientos en el warmup en la que Pérez jugó con  Xavier Pardos, con una proximidad digna de Fórmula Drift.

Fue la manera tan agresiva de perseguir de Pérez lo que le llevó a la ruina, pues por segunda vez en la temporada colisionó contra Ehki González y quedó fuera de la competición. Ehki siguió su camino hasta llegar al Top 4, en el que le acompañaron Diego Diestro con su S13 de Auto Taller La Plana, y dos genios vascos que hacen magia en AM: Aitor Sánchez y Aitor Galán. La manera en la que Aitor Sánchez persiguió a Diego Diestro todavía sigue grabada en mi retina, en la última curva el piloto del BMW atacó con todo pegándose a la aleta delantera del Nissan con su rueda izquierda. Todavía me acelera el corazón esa imagen.

Tras una primera parte de la batalla muy igualada Ehki cometió un error y se puso recto contra Aitor Galán. Eran entonces Aitor Galán y Aitor Sánchez los que pelearían por el primer cajón del podio en AM y también en Semi Pro, dejando a Diego y a Ehki relegados a batallar en la final de consolación por el último escalón en Semi Pro, con Álex Pérez ocupando matemáticamente el tercer puesto en AM. En aquella final de consolación y gracias a un error de Diego Diestro, que abrió ángulo de más y provocó una sobrerrotación en su Nissan que acabó en un trompo mirando a donde venía, se volvió a imponer Ehki González, con un tercer puesto que sabe a victoria ya que estuvo toda la semana casi sin dormir para poder terminar de montar el motor de su M3 E36 tras desarmarlo para someterlo a una restauración completa.

Es interesante ver cómo en unos enfrentamientos con dos categorías distintas batallando a la vez suelen llegar al podio general coches de la categoría inferior, y en este caso, colmar las dos primeras plazas del podio. Esto dice mucho de las manos de Aitor Sánchez y sobre todo de Aitor Galán. El máximo exponente del drifting vasco en la categoría AM tiene por delante una brillante carrera, pues llegar a lo más alto contra coches que le doblan en potencia sólo a base de manos es una gesta que todo el mundo respeta, y con la ayuda de un buen patrocinador podría llegar a coronarse en unos años campeón de Pro.

La batalla de Aitor Galán contra Aitor Sánchez fue emocionantísima, con una calidad de drift muy superior a la de su categoría y ciertamente igualando, si no superando, a las mejores batallas del día en la categoría Pro. Parecía que los coches estuvieran unidos entre sí por hilos, y, cual marionetas, imitaba el perseguidor los movimientos del líder. Aitor Sánchez sacrificó algo de línea para tirarse a la puerta de Galán, provocando el OMT.

En la tanda de desempate la ligera ventaja en tracción del 328 de Galán le dio un espacio que aprovechó para evitar que de nuevo Sánchez se fuera a su puerta y consiguió ganar por un estrecho margen.

En la categoría reina había 18 pilotos, siendo Álex Benito con su Mustang y David Calvillo con su E36 V8 los primeros en ser eliminados. Beni había tenido problemas con la caja de cambios y no pudo meter la marcha en plena batalla contra Caballer, mientras que Calvillo caía ante su compañero Rubén Martín.

Hemos visto una progresión muy buena de David Calvillo, el último en integrarse en la formación de la ciudad condal, aunque personalmente creo que todavía debe hacer muchas tandas y coger a su coche de la mano antes de que lo veamos medirse contra los mejores. Para una persona que lleva apenas dos temporadas derrapando y sólo una con éste motor, creo que aunque todavía tiene que quemar muchas gomas ha hecho realmente una buena progresión. Esperemos que aprenda de sus compañeros de Drifting Barcelona, especialmente de Jonathan, y podamos verlo arriba en poco tiempo, pues la espectacularidad de su coche se llevaría muy bien con un estilo americano de transiciones bruscas y alta velocidad que Calvillo aún no ha logrado encontrar, pero estamos seguros de que lo podrá obtener a base de práctica.

En el Top 16 Jonathan Hernández eliminaba a su compañero Rubén Martín, David infantes eliminaba a Christian “Atila” Espinós, que tuvo problemas de motor durante todo el round, el mexicano Alberto Canedo se imponía a David Villar y Óscar Ruiz ganaba fácilmente a Mikel Rebelo.

En la otra parte de la tabla Jesús Sánchez mandó a su casa a Josu Lagos, Rodrigo Gallo destruyó por velocidad a Joaquín Soto, un Goyo muy fino concentrado acababa con Álex Ruiz y Joan Caballer tuvo contra Rubén Bolaños una impresionante batalla en la que el de Lleida se acabó llevando la victoria. Si miráis a través del humo se puede ver el nuevo alerón enorme de Joan Caballer emergiendo entre las nubes.

Ya sólo quedaban ocho, y vaya ocho pilotos. Y es que si miras en el libro gordo del drift cómo se debe hacer una batalla desde la posición de perseguidor seguramente te aparezca Jonathan Hernández en la batalla en la que apeó a David Infantes de seguir peleando, mientras ponía a la grada de pie y dejó a la gente con la boca abierta, el Top 8 empezaba fuerte. Aquí fue donde Rodrigo Gallo realmente empezaba a brillar con luz propia, se impuso a Jesús Sánchez por pura tracción e hizo que pareciese fácil. Jesús Sánchez también ha acabado hace poco de reconstruir el motor con un nuevo setup de turbo único reemplazando al doble turbo que llevaba antes, y todavía no se ha visto al 100%. “Es un coche nuevo”, nos decía. “Se comporta totalmente diferente a como era antes”. Por su parte, Rodrigo Gallo, tenía todo a su favor para continuar con su imparable ascenso hacia la cima, estaba en completa armonía con su coche y el circuito como nunca antes le habíamos visto.

Joan Caballer se deshizo entonces de Goyo ganando ambas batallas tanto de líder como de perseguidor, con el doble de caballos y unas manos de campeón. Realmente eclipsó a un Goyo que tuvo un increíble fin de semana, tanto en clasificación como en batallas, y debe estar muy muy orgulloso de su trabajo. Pero Caballer demostró por qué ha sido campeón y remontó un round en el que muchos ya lo veían fuera del podio.

La última batalla del Top 8 enfrentó a Btoks contra Óscar Ruiz. El del Subviper tenía problemas de motor y lo sabía, pero el ansia de seguir peleando hasta el final le llevó a colocar su coche en la línea de salida. En pleno momento de acelerador a fondo el motor dijo basta y un reguero de aceite cubrió la pista, teniendo el momento inmortalizado en la foto de abajo. La polémica de si debió haberse retirado o no está servida, yo ya he dado mi opinión en varios sitios y la reitero, creo que está muy bien pelear hasta el final pero con tantas probabilidades de romperlo yo en su lugar no me la hubiera jugado. En cualquier caso el trabajo de la gente fue espectacular y en poco tiempo teníamos la trazada cubierta de sepiolita y el aceite seco para poder seguir con las batallas.

En el Top 4 Jonathan Hernández hizo una muy buena vuelta de líder y no permitió que Btoks se le pegase, teniendo el mexicano que perder mucho ángulo para obtener algo de proximidad, y conteniendo Perrako la presión en la vuelta como perseguidor. La manera en la que el de Drifting Barcelona lee las batallas y genera su estrategia le da una ventaja clara ante el resto de participantes que únicamente pisan el acelerador a fondo sin pensar, y es por ello por lo que actualmente y tras este round está primero en la clasificación, tiene madera de campeón y se nota de lejos con sólo verle correr.

Entonces, en un alarde de pura potencia y velocidad Rodrigo Gallo se marcaba un 7-3 contra un Joan Caballer que apenas pudo seguirlo, y le dejó algo de espacio cuando el de FG Performance fue líder para no comérselo por velocidad. Gallo estaba completamente on fire, se aseguraba el podio y truncaba el meteórico ascenso de Caballer que debería pelear contra Btoks por el último escalón disponible.

Fue Caballer el tercer clasificado apeando a un Btoks que lo había hecho muy bien durante todo el fin de semana, iba muy limpio y fue uno de los que antes logró hacerse al circuito, pero la progresión de otros pilotos que fueron mejorando de nivel a cada vuelta como fue el caso de Gallo le apearon de un podio que si hubiera alcanzado también hubiera sido merecido.

Pero Joan Caballer fue el que a mi juicio más luchó contra la adversidad desde haber quedado último en el qualifying y nos alegramos mucho de verlo arriba. Tras bajar del podio nos llamó a Emi y a mí, que estábamos agachados escondidos tras su coche haciendo fotos y vídeo, y nos dio de su champán. Gestos como éste, que un piloto en el podio comparta su champán con la prensa, dan una idea de la cercanía entre la gente que hay en este campeonato y por qué siempre lo elegiría sobre todos los demás, pues no importa cuánta calidad de coches haya, siempre se verá superada por la calidad humana.

La final, enfrentando a Jonathan Hernández “Perrako” contra Rodrigo Gallo, dejó a todo el mundo boquiabierto pues Gallo, que no solemos ver haciendo persecuciones tan cercanas, se tiró en la úlima curva a la puerta de Perrako como si fuera un imán, aprovechó toda la potencia de su V8 compresor gracias a la caja secuencial HGT y utilizó la extraordinaria tracción de sus neumáticos WestLake para alejarse del E46 de Drifting Barcelona por pura velocidad. La línea de ambos fue parecida, además, y le dio al argentino una merecidísima victoria.

Acababa así un increíble fin de semana de drift en el que, con todo el humo de los semislicks de Gallo todavía en nuestros pulmones, emprendimos el camino de regreso a Madrid. Como algunos sabéis, es posible que cuando leáis esto yo ya esté asentado en mi nueva vida universitaria en Italia, muy lejos de Can Padró, Miranda, Castellolí y todo el resto de circuitos donde podrían celebrarse los próximos rounds de las OSD. Pero la pasión es más fuerte que el dinero, y espero que en estos dos rounds que quedan pueda cogerme un vuelo de vuelta y poder daros mi punto de vista como he hecho toda la temporada hasta ahora, porque de verdad, la he disfrutado más que ninguna otra.

Gracias a todos los que hacéis esto posible y me hacéis formar parte de este campeonato. Nos vemos en la próxima!

Podio AM:

1º Aitor Galán

2º Aitor Sánchez

3º Alejandro Pérez

Podio Semi Pro:

1º Aitor Galán

2º Aitor Sánchez

3º Ehki González

Podio Pro:

1º Rodrigo Gallo

2º Jonathan Hernández

3º Joan Caballer

Nuestra más sincera enhorabuena desde el equipo de redacción y fotografía a Rodrigo Gallo por su merecidísima victoria!

Redacción: Alberto González

Fotografía y edición: Emilio Marín

3 comentarios

  • Oscar

    14 septiembre, 2017, 11:27 am

    Se lucha asta el final,la crónica muy buena pero creo que asta que tú no te veas en esa situación de decir creo que aguantará le saque la bujía y tire pero el daño ya estaba echo ese día me veía con occiones de estar muy arriba

  • 15 septiembre, 2017, 10:20 am

    Muchas gracias Alberto y todo el equipo… fue un finde estupendo y esperamos poder estar en lo mas alto como siempre… un abrazo grande y felicidades a todos.

  • Diego diestro

    11 octubre, 2017, 6:39 am

    muy buena cronica!

    gracias por todo nos vemos en la proxima 🙂

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *