OSD Miranda II 2017, más cerca que nunca

octubre 27, 2017 1:39 pm

Muchas emociones y muchas imágenes preciosas pasan por mi cabeza ahora mismo al recordar nuestro paso por el circuito de Miranda este fin de semana. Si miro por la ventana del piso 13 donde me encuentro, un apartamento en Badalona donde mi amigo Asier me ha dado cama, no logro concentrarme en ver el mar. Sólo cruzan mis ojos las sombras de los coches que, envueltos en una nube de humo y al compás de su ya conocida atronadora orquesta de pirotecnia y viento metal, hicieron de Miranda el más infernal de los paraísos. Hacía tiempo que no me emocionaba tanto en un round, hay tantas cosas que contaros y tantas ganas de hacer que vuestro corazón lata tan deprisa como el mío mientras escribo esto que sé que me va a llevar unas pocas horas.

Empiezo por agradecer a todo el mundo que ha llenado el circuito de sonrisas, de color y de buen rollo y que han hecho que realmente merezca la pena hacer una pausa de mi nueva vida de estudiante en Italia para volver al campeonato. OSD, además, se ocupó de todos mis gastos incluyendo el vuelo, de lo que les estoy enormemente agradecido. “Estás loco, en serio” me decía Boria, el director de carrera, cuando me encontré con él “¿De verdad te merece la pena venir desde allí sólo para esto?” Creo que tras leer la crónica todos estaréis de acuerdo conmigo en que no sólo ha merecido la pena, sino que lo hará mil veces más. Da igual lo lejos que esté, vosotros sois mi campeonato y daría la vuelta al mundo para volver a veros. Y ahora, entremos en materia, es hora de hablar de drift.

Durante este fin de semana he podido disfrutar del drift todavía más dentro que otras veces, pues gracias a David Calvillo, a Rubén Martín y a Joan Caballer he podido recorrer el circuito de Miranda de lado desde el asiento del copiloto y ver lo que se siente cuando a pocos centímetros tienes la puerta del contrincante. La diferencia de estilos entre estos tres grandes del drift, con tres niveles diferentes de pilotaje y de coche dentro de la categoría Pro, es enorme, pero aun así entre los tres me hice una idea de la complejidad del trazado de Miranda, uno de los circuitos que más me gustan en toda la temporada, pues aunque no tenga el glamour o las instalaciones de Cheste o Navarra tiene una orografía privilegiada, es como una montaña rusa en la que no montas nunca dos veces de la misma manera.

Intentar entrar de back entry en la horquilla de abajo con Joan Caballer a los mandos de su Nissan, y viendo cómo engranaba una marcha tras otra con su caja secuencial, me hizo pensar por un momento que lanzarse en cuarta por la bajada fuese una tarea increíblemente sencilla. Con Calvillo descubrí que realmente no es tan fácil domar tanta potencia y llevarla por la línea y con Rubén pude ver que su ranchera era menos dócil que las tremendas máquinas de los otros dos. Estos tres pilotos, tan diferentes entre sí como sus cacharros, me dieron un paseo por la línea que ahora mismo os narro, en una visita guiada que jamás olvidaré.

Reescribir lo que se siente en el asiento del copiloto de un coche de drift de Pro sería tan largo y difícil que me limitaré a contaros por dónde teníamos que ir. Si mis lectores nunca han estado en un coche de competición de una categoría cualquiera, les diré que uno se sienta extraordinariamente bajo, estás obligado a mirar lejos y a ajustar tus inputs en el volante y los pedales no a lo que ven tus ojos, sino a lo que siente tu culo. Tras salir disparados como un cohete hacia la subida que daba paso a una rápida parabólica de izquierdas, Calvillo tiró con contundencia del freno de mano y pisó a fondo para hacer que los neumáticos traseros de su E36 LS redondeasen la trazada con bastante fluidez y haciendo pocas correcciones con el volante. Esa curva, sin embargo, debía trazarse lo más por fuera posible, en una zona de clipping que hacía que los pilotos tuvieran que sacrificar algo de ángulo para poder ganar velocidad. Muchos intentaban trazar por la parte de dentro, que sería la trazada natural en un circuito de velocidad, pero llevando esa línea se hacía más complicado empalmar la bajada.

¡Y qué bajada! La parte siguiente a la que los pilotos se enfrentaban era una empinadísima pendiente en recta que desembocaba en una horquilla a la derecha. El punto perfecto en el cual transicionar se encontraba estirando la parabólica de izquierdas lo más posible por el exterior y esperando hasta pasar el cambio de rasante a mitad de la recta para lanzarse fuerte hacia la derecha tirando de freno de mano y entrar en la horquilla convirtiendo la inercia en ángulo. Joan Caballer es un maestro de esta zona y así nos lo enseñó en mi copilotaje, siendo posible entrar con el culo del coche por delante (back entry) sin perder el control.

La horquilla que sucedía a esta bajada, con clip interior, dio unas imágenes de control, pasando la rueda delantera interior justamente por el piano, que me recordaron a las trazadas de Loeb en algunos rallyes del mundial. Mantener la inercia en esta parte, sin embargo, era vital, pues tal y como nos mostró Rubén Martín con su ranchera, había que salir muy bien de esa horquilla si no se quería hacer correcciones en la pequeña recta que la sucedía. Esta recta era otro punto complicado del circuito, pero que ofrecía imágenes tan espectaculares como ésta.

Seguía una sucesión de curvas, comenzando con una de 90 grados a la derecha, desembocando en una cerrada a la izquierda con clip exterior seguida por un gancho de derechas, todo en subida, con zona de clipping exterior en la última, la más abierta de todas, que proporcionaba una línea del líder en las batallas muy fácil de presionar.

La meteorología cambiante en todo el fin de semana y en particular la lluvia del sábado dio a los pilotos muchos quebraderos de cabeza para ajustar bien sus coches de cara a la clasificación y a las batallas. Además, muchos pilotos se tuvieron que enfrentar durante la prueba a roturas e imprevistos que poco a poco se fueron solucionando. En pro David Infantes rompía la bomba de embrague, que pudo ser solucionado sin muchos problemas gracias al equipo Drifting Barcelona que accedieron a prestarle el repuesto. Goyo Díaz, con su nueva reprogramación de centralita descubrió (en numerosas ocasiones) que los palieres no eran capaces de aguantar el par, aunque fueron en este caso los asistentes a la prueba los que le proporcionaron las piezas necesarias para repararlo. Parte de la belleza de este deporte radica en el hecho de que todos se ayudan. Volver a verlo de cerca me volvió a recordar lo bonito que es correr aquí.

Otros pilotos que sufrieron averías fueron Joan Caballer, que rompió la dirección durante la clasificación (de hecho, la segunda vuelta de clasificaciones la dio con una rueda girando loca), o Jesús Sánchez, que rompió uno de los latiguillos de aceite del turbo. Todas estas averías pudieron ser solucionadas, bien por la gente de alrededor o haciendo que tu hermano, que acaba de ser padre (felicidades a Xavi y a toda la familia Caballer) te traiga desde Lleida una nueva caja de dirección de su propio coche.

El único problema que no pudo ser solucionado fue la salida de pista de Edu Domínguez, en un desafortunado regreso a la categoría AM que ya ganó en 2014. Los que nos conocen saben que Edu y yo nos llevamos muy bien, y verle doblar el chasis del coche con el que vino a competir, que fue además el de su compañero de equipo, me dolió muchísimo. Sin embargo, siempre que se incorpora a la torre de los jueces el campeonato gana, y tras la falta de Nino en este round creo que OSD hizo muy bien en llamarle para continuar el fin de semana desde arriba.

Pequeñas salidas de pista al margen, el fin de semana fue muy benevolente con el resto de coches, lo cual, teniendo en cuenta el estado del asfalto es una suerte enorme ya que con lluvia Miranda se convierte en una espectacular pista de hielo con muy muy poco agarre. Por cierto, ¿alguien me puede explicar de dónde sacaba Aitor Sánchez la tracción? Otros pilotos, como Diego Diestro o Ebert Piriz, también se estaban marcando buenas pasadas a pesar de la lluvia.

La categoría Pro, en cambio, fue secando la pista pues la lluvia, juntándose con la tierra de Miranda fue creando un barro en todo el circuito que hacía muy difícil traccionar. La adherencia iba poco a poco mejorando a medida que los pilotos iban entrenando línea y proximidad. Gallo fue muy agresivo, Jesús Sánchez se mostraba muy preciso y Jonathan Hernández destacó sobre el resto, iba muy fluido y extraordinariamente rápido. Era la hora de comenzar las clasificaciones.

En el briefing se había pedido, ante todo, fluidez. Llevar el coche por la línea sin correcciones, suave, haciendo gala del mejor control posible con el pie derecho. Los pilotos se tuvieron que esforzar al máximo, pues en este trazado un pequeño error de línea implica una corrección más adelante. ¿Os he dicho que me encanta Miranda?

Ya tranquilamente sentado en mi nueva casa en Italia, vuelvo a cerrar los ojos, a respirar hondo y la sensación sigue siendo la misma, mis pulmones siguen llenos de goma quemada y en mis córneas aún se reflejan los brillantes colores del arcoíris de coches que desfiló por Miranda.

En las clasificaciones de AM y Semi Pro, con la pista ya casi seca, Mikel Aragunde era el primero en dar un puñetazo con una vuelta de 70 puntos. No había todavía parado el motor de su BMW cuando Rebeca Aramburu, Rebetxiki, se marcaba una espectacular vuelta que le valió el tercer puesto en la clasificación, con 72 puntazos. Parecía que sólo Mikel Malvadi con su Supra conseguiría mejorarlo, pero de nuevo Aitor Sánchez, el que más fuerte se había mostrado en los entrenamientos, pegó un fortísimo golpe en la mesa y se marcó una pasada rapidísima, fluida y muy bonita de ver a la que los jueces no pudieron hacer otra cosa que darle 75 puntos.

En Pro, tras la sorpresa de Aritz Aznar abriendo las clasificaciones con una muy buena pasada, parecía que la gente no acababa de despuntar del todo. Atila hizo gala de una fluidez que teníamos muchas ganas de ver en él, aunque quedó un poco lejos de la línea mientras tintaba de humo azul el cielo con sus neumáticos Insa Turbo. ¿Verdad que es una suerte tener un fotógrafo que además de documentar así de bien saca estos fotones?

Rodrigo Gallo, por su parte no parecía muy contento con el cambio de la adherencia en la pista y no se le vio muy cómodo en ninguna de las dos pasadas, aunque obtuvo una buena puntuación final, Bolaños se pegó una muy buena vuelta de 90 puntos y Jonathan Hernández consiguió 92, pero las dos mejores vueltas de clasificación fueron aún más increíbles.

Jesús Sánchez, con su E36 2JZ y su nueva configuración de single turbo, pasó por la parabólica con un ángulo inverosímil, en una pasada de 93 puntos en la que sólo la falta de humo de sus neumáticos Evergreen y una pizca de velocidad evitaron que la vuelta fuera digna de Fórmula Drift.

Joan Caballer, sin embargo, lo tuvo todo. El circuito entero se postró a sus pies después de dar la mejor pasada que hemos visto en mucho tiempo en la pista de Miranda. Pero esto no es lo más increíble. Con una enorme sonrisa en la cara, me dijo, “ven, mira esto. Mira cómo he dado la segunda vuelta de clasificación, y la última curva de la primera”. No os podéis imaginar las caras de asombro que Emi y yo pusimos cuando descubrimos que por más que girara el volante la rueda izquierda no se movía. No sólo había hecho una vuelta de clasificación de 97 puntos mientras partía la dirección y había continuado sin perder el control con el volante sólo actuando en una rueda, sino que además, con una sola rueda directriz se había marcado una segunda vuelta de casi 80 puntos. Joan estaba radiante de felicidad, pero era necesario encontrar un repuesto si querían pelear por la victoria al día siguiente.

Rápidamente, sus compañeros de equipo Xavi Caballer y Josep Filló se dedicaron a desmontar del coche de Xavi la pieza que había fallado y se presentaron en Miranda para poder cambiarla a tiempo.

Las batallas de AM y Semi Pro se sucedieron entre el sábado y el domingo sin muchos contratiempos, cayendo Asier Martínez con un rosco ante Sergio Sáez, Toni Morales ante Xavi Pardos por sacar dos ruedas fuera, Ramón Armisen caía ante Alejandro Villar, Ebert Piriz ganaba en una batalla muy ajustada a Jon Zabaleta y Jordi Torres pasaba automáticamente tras el accidente de Edu Domínguez. Ya sólo quedaban 16 pilotos.

En la parte izquierda del cuadrante Aitor Sánchez eliminaba a Sergio Sáez, Ehki González hacía lo propio con Aritz Fernández, Álex Pérez se marcaba una increíble vuelta de perseguidor contra Jordi Torres y Xavi Pardos ganaba a un Mikel Aragunde que cometía varias correcciones al intentar seguirle.

En la parte derecha de la tabla, Rebetxiki se imponía a Alejandro Villar y Diego Diestro, después de tener la ventaja momentánea con un muy buen chase contra Aitor Galán, sacaba ambas ruedas traseras del trazado en su vuelta de líder. Fue una pena, pues Diestro había ido muy bien todo el fin de semana, aunque me alegro muchísimo por Galán, que ya se merece ganar el campeonato. Yaiza Hermosilla venció a Jonathan Álvarez y tras un OMT Mikel Malvadi lograba eliminar a Ebert Piriz. De nuevo, mientras coloco las imágenes, me doy cuenta de la suerte que tenemos pudiendo contar con Emi como fotógrafo. ¡Dirt drop!

El Top 8 comenzaba con Aitor Sánchez eliminando a Ehki González. El aspirante al título de Semi Pro vio cómo sus opciones de victoria disminuían al hacer una enorme corrección en la última curva en su vuelta como líder haciendo que fuese Aitor Sánchez el que avanzaba hacia la siguiente ronda. De la misma manera Álex Pérez ganó a Xavi Pardos, con correcciones de ambos pilotos para llegar al compromiso entre línea y proximidad.

Rebetxiki dejaba demasiado espacio a Aitor Galán, que allanaba su paso hacia la final y Yaiza Hermosilla ganaba a Mikel Malvadi, por lo que a esta pareja vasca le tocaría pelear por el paso a la final y sólo podía quedar uno.

En el Top 4 Aitor Sánchez no pudo contra la increíble presión que Álex Pérez le aplicó a su misma puerta, apeándolo de la final.

Yaiza y Aitor, en la otra parte de la tabla, batallaron como nunca en una pelea que a mi juicio hubiera merecido un One More Time. Si Yaiza tuviera con los otros pilotos la confianza que tiene haciendo vueltas con Aitor Galán estamos seguros de que podría llegar a muchas finales.

En la final de consolación, Yaiza caía ante un Aitor Sánchez que fue una de las estrellas de AM en todo el fin de semana y que eclipsó un poquito el rendimiento de la vasca, aunque los que lo vimos lo sabemos bien, Yaiza Hermosilla se ha mostrado al campeonato como una piloto muy a tener en cuenta llegando a este cuarto puesto que, como ella misma nos contaba, sabe a victoria.

La final, enfrentando a Álex Pérez contra Aitor Galán, se resolvió como muchas otras batallas en las que Pérez participa, con un toque. La presión a la que somete a sus rivales es tal que en bastantes ocasiones acaban colisionando. Sólo cuando Álex logre contener la tremenda agresividad que muestra en pista y que tanto nos gusta a todos conseguirá ganar campeonatos, pues siendo el piloto más agresivo de la categoría con diferencia podría alcanzar mejores resultados con un poco de templanza. Aunque los que estamos fuera y lo vemos agradecemos que conduzca así. Es verdaderamente el más espectacular.

Y era así Aitor Galán, el que durante todo el fin de semana había mostrado el mejor rendimiento general, con menos espectacularidad pero sin fallar ni una sola vuelta, el que se alzaba con el primer cajón del podio y consigue tener casi el campeonato en su mano.

En la categoría Pro sólo había 14 inscritos, pero fueron suficientes para proporcionarnos unas increíbles batallas en las que la proximidad, la emoción y la espectacularidad fueron la clave. Aquí no hubo batallas con pronóstico fácil, y había que salir con el cuchillo entre los dientes si querías continuar vivo a cada ronda que pasaba.

Con el pase asegurado al Top 8, Joan Caballer y Jesús Sánchez miraban desde la grada las emocionantes batallas del Top 16, en las que David Calvillo eliminaba a Atila con un doble OMT, o Rodrigo Gallo hacía una excepcional presión a Rubén Martín para dejarlo fuera de la competición.

Seguían las excelentes vueltas de persecución, como la que se sacaba David Infantes contra Rubén Bolaños. Una pena que el de Angels Drift Team rompiera en la segunda pasada y se tuviera que retirar.

Jonathan Hernández no tuvo un día muy fino. Sus opciones de ganar el campeonato casi se vienen abajo tras cometer un error en la persecución contra Goyo Díaz, que se quedaba casi parado en la horquilla de abajo provocando a Jonathan una tremenda corrección y pérdida de drift. Al final, con el 8-2 que tenía a su favor en la primera vuelta consiguió suplir el error y avanzar a la siguiente ronda. El mexicano Alberto Canedo, Btoks, se impuso ante Aritz Aznar que hizo un trompo y Joaquín Soto venció a David Villar con bastante superioridad general.

Ha sido un gusto enorme ver a Btoks competir, pues tras tener un problema y quedarse sin dinero para poder correr, como él mismo nos dijo, porque en este momento su prioridad en la vida son sus hijos, uno de sus patrocinadores promovió una iniciativa en la que si se lograba recaudar de 10 euros en 10 euros una cierta cantidad él pondría lo siguiente. Gracias a Mecapower el mexicano pudo correr, demostrando una vez más la genialidad de la gente del drift. Fue un verdadero orgullo participar en el bote. Así se pelea, Btoks!

El Top 8 de Pro sacó a relucir un Rodrigo Gallo muy agresivo aguantando muy bien la presión de David Infantes y haciéndole una persecución tremenda en su aleta delantera.

David Calvillo por su parte caía ante Joan Caballer sacando dos ruedas del trazado y Jesús Sánchez hizo una vuelta de líder contra Joaquín Soto que bien podría haber valido otros 93 puntos en clasificación, poniendo a la grada en pie y avanzando al Top 4.

Jonathan Hernández de nuevo cometió errores, y esta vez fueron funestos. Al llegar a la horquilla no midió bien las distancias y se encontró en la bajada con mucha más velocidad que su contrincante Btoks. Al clavar los frenos para no hacer una jugada de bolos su BMW sobrerrotaba quedándose cruzado en medio de la pista y no pudiendo pasar a la final. Esto apretaba todavía más el campeonato que ya estaba entreviendo una final muy interesante.

Cuatro pilotos quedaban vivos, Joan Caballer y Rodrigo Gallo por la izquierda y Jesús Sánchez y Alberto Canedo “Btoks” en la derecha. Con una enorme corrección por parte de Caballer en la segunda pasada el argentino pasaba a la final y el ilerdense quedaba relegado a la consolación. Había sido una batalla impredecible y quizá podría haber sido el momento de Gallo de colocarse primero en la clasificación, pero las cosas estaban a punto de ser aún más impredecibles… Por su parte, Jesús Sánchez se impuso a Btoks que nos ha dejado claro que tiene más manos que coche, pero con este nivel de monturas en la categoría Pro será muy difícil alcanzar los pódiums.

En la final de consolación, Btoks cayó ante un Joan Caballer que se le está resistiendo en todos los enfrentamientos que han tenido esta temporada. La superioridad del Nissan del ilerdense y su motor RB30, al menos dobla en caballos al del E30 de Btoks, no dieron opción al mexicano. Pero no piensen que Joan gana por coche, no… El que fue campeón en 2015 se marcó otra de sus pasadas marca de la casa, cero correcciones, muchísimo humo y haciendo que parezca lo más fácil del mundo. Lo he vivido desde dentro, y la verdad, con Caballer en pista estoy seguro de que no le va a ser fácil a Jonathan Hernández revalidar el título. Pero no adelantemos acontecimientos.

Yo no hacía más que gritar y disfrutar como un niño, hacía mucho tiempo que no encontraba las batallas tan placenteras, tan emocionantes y tan igualadas. Fueron realmente preciosas, un baile de precisión como si fuera ensayado que se podía convertir en un abrir y cerrar de ojos en la danza de la muerte. Estoy completamente enamorado de este deporte.

La final de Pro fue una final muy extraña. Con Jesús Sánchez y Rodrigo Gallo alineados delante de Josep María, listos para la salida, la caja de cambios de Jesús no engranó la marcha. Al bajar éste los brazos y soltar Jesús el freno, el de Navarcles sólo pudo rodar como un coche de juguete por la cuesta abajo. Gallo aceleró, y al ver que Jesús no salía, frenó en seco antes de la línea de conos. Entonces a Jesús le entró la marcha y salió escopetado, dejando a Gallo ahí parado. La polémica estaba servida.

Con el reglamento en mano podemos asegurar que el piloto al que le tocaba liderar, en este caso Jesús, debe ser el primero en salir de la línea de los conos. Si Gallo hubiera salido antes, habría tenido un 10-0 en su contra. La razón por la cual Gallo no salió a darle caza cuando a Jesús le entró la marcha la desconocemos, y además, tampoco es momento de entrar en polémicas, pero creo que el reglamento está un poco ambiguo en esa circunstancia. El hecho de que Gallo eligiese no disputar la segunda vuelta de batalla, en cambio, no tiene perdón. Las batallas hay que pelearlas hasta el final y más aún cuando te estás jugando el campeonato. No, señor Gallo, las rabietas no se contemplan en la mente de los campeones.

Fue una victoria que, nos contaba Jesús, se sintió vacía. Uno no puede pensar en ser el campeón cuando tu contrincante se retira antes de tiempo. Una pequeña explicación de lo sucedido y estamos seguros de que la batalla en Can Padró se peleará hasta el último metro. Y es que es una verdadera pena que la única foto en la que tenemos juntos a estos dos grandes pilotos en la pista sea la de la pasada de calentamiento.

Y qué pelea nos espera, chicos. Tenemos a Jonathan Hernández en cabeza con 82 puntos, y a Joan Caballer y Rodrigo Gallo empatados con 80 en segunda posición. Esto significa que independientemente de lo que pase, si alguno de los tres gana en Can Padró será campeón de Pro. Pero no nos podemos olvidar que Jesús Sánchez, tras haber tenido problemas de motor durante la primera mitad de la temporada, ha conseguido con esta victoria colocarse con 76 puntos con todavía bastantes opciones quedando sólo una prueba, la de Can Padró, un circuito en el que ninguno de los otros contendientes al título lleva tantas vueltas.

Y con esa incertidumbre estamos, a apenas una semana para que dé comienzo la última prueba del campeonato. Mi imposibilidad de volar a Barcelona en esas fechas ha provocado que haya tenido que buscarme sustitutos y esbirros para ayudarme a hacer el trabajo, pero tranquilos, que crónica habrá, de eso podéis estar seguros.

Y no sé si vosotros estáis como yo, pero yo cada vez que pienso en drifting, lo cual sucede un buen puñado de veces al día, se me acelera el pulso y agradezco una y mil veces las oportunidades que este campeonato me brinda. Está a punto de terminar la primera temporada de Crónicas de Alberto, esperemos que la primera de muchas. Y es que ésta familia de adopción, grandes personas dentro de los coches, en los equipos y en el staff, que me dan en seis fines de semana al año alegría y energía para vivir 600 días ha sido la que me ha hecho aprender, crecer como diseñador, como redactor y por encima de todo, como persona.

Las últimas letras de esta crónica son, al fin, para la gente que me ha hecho este viaje mucho más fácil. Es cierto, no podría haberme venido desde Italia para escribir esto sin Xavi y Antonio, pero tampoco podría haberlo hecho sin mi gran amigo Asier, redactor de GroupD, que me ha acogido en su casa durante tres noches, sin Drifting Barcelona que me han llevado y me han traído, sin Goyo y los buñuelos de su madre y sobre todo, sin Emi.

 

Porque dicen que una imagen vale más que mil palabras, y con la excepcional calidad de sus imágenes hace que tenga que juntaros muchas, muchas letras. Y porque sin su trabajo, sin su ánimo, sin su compañía, no habría sido ni de lejos así de divertido. Gracias, amigo.

 

No nos veremos en Can Padró, pero habrá gente en mi nombre, y mando desde aquí todos los ánimos del mundo para que luchéis por vuestro campeonato. Y por nuestro campeonato. Y por encima de todo, por nuestro drifting.

Muchísimas gracias a todos los pilotos, equipos, staff y aficionados que primero me ayudan a crear y luego a compartir estas palabras. Por vosotros está escrito.

PODIUM AM/SEMI PRO:

1º Aitor Galán

2º Alex Pérez

3º Aitor Sánchez

PODIUM PRO:

1º Jesús Sánchez

2º Rodrigo Gallo

3º Joan Caballer

Alberto González, para Open Slalom Drift, pero ante todo, para vosotros.

2 comentarios

  • 29 octubre, 2017, 8:44 am

    Muy buenas como siempre… aunque esta vez discrepo con alguna frase, las rabietas no se contemplan en la mente de los campeones, dices la crónica, y yo no lo se.. en la mía seguro que no… pero forzar la rotura del coche más aún cuando te estás jugando el campeonato, como bien dicen las crónicas, no me pareció sensato… y un 2° puesto con posibilidades al campeonato reafirmaron la decisión.

  • Diego

    29 octubre, 2017, 11:29 am

    Muy buena crónica, me sentía otra Vez allí… Muchas gracias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *